Friday, December 01, 2006

Martes Gris en una Fria tarde en Dublin

Acá les dejo un relato que escribi y fue publicado para un Blog Colectivo. La idea principal de este Blog es postear nuestros martirios. La rutina se basa en una convocatoria abierta bajo un lema determinando, un período para la publicación de posts en cada una de las bitácoras que deciden participar, edición del material recibido y publicación del post definitivo con aportaciones del autor anfitrión. Si les gusta la idea y quieren participar esta es la dirección: http://colectivocarrousel.blogspot.com/

Para terminar de leer el relato tambien dirigirse a la misma direccion.




El despertador sonó a las doce, las cortinas del cuarto estaban abiertas. Un débil rayo de luz fragmentaba la espesa oscuridad de la habitación. Abrí los ojos como pude, los sentía terriblemente hinchados, esas mañanas que uno se levanta lamentando lo sucedido la noche anterior. El cielo estaba cubierto por un fino lienzo de nubarrones que ocultaban al sol que endeblemente calentaba la ciudad.

Un día más.

Me levanté de la cama, comí unas tostadas con mermelada de frutilla y una pinta de agua fría. Me lavé la cara y los dientes, soy de las personas que se bañan por la noche. Me cambié y no más de la una y cuarto salí de casa. Pasé por el kiosco a comprar cigarrillos. "10 Camel Light please", una friolera de casi cuatro euros se van por la basura. Soy asmatico pero no asimilo mi enfermedad, delirios de super hombre, y siempre termino pagando por los altos impuestos que imponen los gobiernos contra las grandes tabacaleras. Después pasé por el locutorio para llamar a la vieja, necesitaba averiguar unos datos para tramitar mi residencia en Dublín en la embajada italiana. En realidad avisarles a los italianos que estoy viviendo en Irlanda para que no me llamen a hacer el servicio militar, que sigue siendo obligatorio.

No tenía ganas de caminar hasta la embajada, aunque sólo me tomaría media hora. Me subí al número 7, viejo y conocido bondi que me acercaba hasta mi antiguo trabajo donde laburé durante ocho meses. Me bajé en Northumberland Rd., un hermoso boulevard arbolado de embajadas situado en uno de los barrios más chic de la ciudad. Crucé la calle y enfilé hacia la embajada. Toqué el timbre y por el portero eléctrico una voz en off me atendió.

- Pronto, dijo en perfecto italiano. Me agarró desprevenido, pensé que me iban a atender en ingles.

-Ehhhhh, Buon giorno, wanna know if...

-Eh chiuso, its closed, me interrumpió la amable voz de la embajada.

Un aviso con los horarios de atención al público colgaba a la izquierda del portero eléctrico. Martes: 10 a 12. No se porque pero en todas las embajadas los horarios al público se restringen a unas pocas horas por día. Me pregunto si realmente trabajan y por qué no me apunté en una carrera diplomática.




5 comments:

Anonymous said...

tu relato me gusto, mucho, tanto q me costo mi humor...si no lo hubiera leido ahora estaria riendome de las caritas que alguien invento,en cambio estoy aca pensando que a veces es mejor no tentar...
lo mejor es q sigo prefiriendo estar aca.
te felicito!!

Alejandro Stabilize said...

Hola, Soy del Colectivo y solo para recordarte que el relato que tu publicas solo debe contener un fragmento del mismo, para que todos terminen leyendolo en el colectivo, así podran tambien aprovechar para leer el trabajo de los otros participantes, Gracias.

perdidaentrelibros said...

Interesante relato. Me ha transportado de nuevo a las calles de Dublín, preciosa ciudad donde pasé una semana hace un tiempo y me encantó. Lo único malo es the weather, siempre tan lluvioso.
Gracias por postear en mi blog. El tuyo me ha gustado mucho.
Un saludo

Alejandro Stabilize said...

Andres Mariani, Un Argentino, una vida, un escrito, una historia... las mujeres son lo mas bello de la vida, dirigirse de manera solemne a una... una verdadera odisea que solo unos cuantos están dispuestos llevar a cabo y otros pocos lográn a base de fortaleza; De todos los leidos tu relato es el que me gusto completamente, guardando cierta esencia de caballerosidad y generosidad muy poco común en los seres humanos, una manera diferente y única, en cierto modo, de llevar a cabo el día a día, Felicidades.

Milo said...

Yo no te agradezco una mierda por esta historia, como bien recordarás me impulso, en TU presencia, a hacer algo similar que terminó con nefastas, vergonzosas consecuencias...Ya voy a escribir sobre esa noche y su "pescador cubano" que ni recordarás en mi blogg...
Abrazo man!